domingo, 16 de agosto de 2009

Virgen de la Asunción, Reseña Histórica


Por: Leslie Pérez de Prensa Libre

La Cofradía de la Virgen se ha esforzado por que se mantenga viva esta tradición capitalina, que data de 1620, cuando se estableció la Feria de Jocotenango, en el municipio del mismo nombre, en Sacatepéquez. Desde entonces, se realizaban actos religiosos, que incluían el cortejo procesional de la Virgen. Sin embargo, es hasta en octubre de 1776, cuando la imagen es nombrada Patrona de la Ciudad de Guatemala.

Obra bicentenaria
La imagen cuenta con una especial alegoría. Según el cronista de la Ciudad, Miguel Álvarez Arévalo, se trata de una escultura tallada en el estilo de la etapa pre barroca, cuyo autor es desconocido. Álvarez Arévalo señala que esta imagen era venerada en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de Jocotenango Sacatepéquez, y que en el siglo 18 fue trasladada al Valle de la Ermita.

Por aparte, Estela Zimeri de Villeda, coordinadora de publicidad de la Cofradía, recuerda que parte de lo que hacía relucir la imagen era su corona de piedras preciosas, la cual fue robada el 8 agosto de 2000, y que aún no ha sido devuelta.

También resaltaban los cuatro ángeles que mostraban su ascenso al cielo, que es parte de la glorificación del cuerpo y alma de María, madre de Jesucristo. Pese a que dos años más tarde fueron repuestos, los miembros de la comunidad de la Parroquia aún recuerdan con tristeza aquella desaparición. “Hemos realizado novenas de rogativa, pero todo ha sido en vano”, relata Zimeri de Villeda. En 2002, durante su tercera visita a Guatemala, el papa Juan Pablo II consagró la nueva corona (de plata) para que la luciera la imagen.

Reliquia: Escultura de más de dos siglos
En octubre de 1776, la Virgen de la Asunción fue nombrada Patrona de Guatemala. La imagen fue elaborada por escultores guatemaltecos, sin que se conozcan sus nombres.